La opción de cerrar galerías permite ampliar estancias o aislar la vivienda

Una de las soluciones para ganar metros cuadrados en la vivienda es aprovechar el espacio que ofrecen terrazas y balcones. Si se baraja la posibilidad de cerrarlos se puede ampliar el salón, obtener un dormitorio extra o ganar una estancia más.

Para sacar el máximo aprovechamiento, los expertos aconsejan cerrar las galerías si el espacio mínimo que se gana es de 3 x 1,5 metros.

A la hora de realizar los cerramientos hay que tener en cuenta algunos aspectos. Si se vive en una comunidad de propietarios, ésta debe autorizar previamente dicha obra y además se ha de pedir una licencia municipal. Al tratarse de una actuación que altera el estado exterior del edificio, el permiso de la comunidad debe aprobarse por unanimidad en junta de propietarios. Según el artículo 7.1 de la Ley de Propiedad Horizontal, "el propietario de cada piso o local podrá modificar los elementos arquitectónicos, instalaciones o servicios de aquél cuando no menoscabe o altere la seguridad del edificio, su estructura general, su configuración o estado exterior, o perjudique los derechos de otro propietario, debiendo dar cuenta de tales obras previamente a quien represente a la comunidad". Sin estos permisos, el dueño de la vivienda puede verse obligado a demoler la obra realizada. Por ello, es aconsejable no iniciar ninguna modificación hasta que no se tenga toda la documentación en regla.

Una vez obtenidos todos los permisos se debe pensar en un diseño que vaya acorde a los tipos de cerramiento ya existentes en la comunidad de propietarios -en muchas se marcan unos parámetros previos de cómo deben ser estos aislamientos por estética-. También se tiene que tener en cuenta el tipo de apertura -con puertas, ventanas correderas, plegables-, así como los materiales empleados -PVC, aluminio o cristal -. Dependerá de la climatología o estructura del cerramiento, siendo el cristal el más utilizado en zonas urbanas por su aislamiento acústico y térmico.

Vista de la cristalería Lumon desde el exterior de una vivienda

Por ejemplo, los acristalamientos a media altura suelen realizarse más en terrazas o balcones. La empresa Lumon ofrece cerramientos que, en la mayoría de los casos, no precisan obra ni modificaciones previas, ya que solo se necesita disponer de un techo, pérgola resistente o similar, y un muro o barandilla. "Todos los paneles de cristal son correderos y absolutamente abatibles, lo que permite tener la galería totalmente diáfana", comentan.

Los listones tienen triple fijación, lo que aumenta aún más la seguridad. Según la altura de los cristales, planta del edificio o el viento de la zona, se puede optar por grosores de seis a 12 milímetros de cristal. Los bordes de estos son biselados, lo que evita cortes y arañazos. Los perfiles vienen diseñados con una pequeña inclinación para que el agua no se almacene en ellos.

Estos sistemas están fabricados a medida y el tiempo de instalación en una terraza estándar no será mayor de un día.

Otra opción de cerramiento es recurrir a las cortinas de cristal. La empresa VitroGlass utiliza un sistema para acristalar terrazas sin perfiles de aluminio entre cristal y cristal.

"Es un sistema fácil de utilizar, y requiere muy poco esfuerzo, en menos de un minuto podrá pasar de tener un espacio abierto a uno cerrado y viceversa. Además, nuestras cortinas están fabricadas con un sistema de rodamiento de bolas, que garantiza un movimiento ligero y sigiloso", aseguran.

Cada panel se puede fijar en tres posiciones diferentes. Además, los cristales están aislados térmica y acústicamente. "Mantienen perfectamente la temperatura del interior sin ninguna fuga, y esto supone un enorme ahorro energético, ya que evitará un uso excesivo del aire acondicionado durante el verano y de la calefacción durante el invierno", recalcan.

Vista de la colocación de las cortinas de cristal, de la empresa vitroglass

Si se quiere crear una estancia nueva, por ejemplo un dormitorio, hay que tener muy en cuenta el tipo de aislamiento, puesto que recurrir a ventanales que dejen pasar el aire puede repercutir en la comodidad a la hora de poder conciliar el sueño. Por tanto, optar por sistemas de apertura, perfiles y cristales que aseguren un nivel óptimo térmico del ambiente es un plus garantizado.

"Un cerramiento debe evitar tanto el frío en invierno como el efecto invernadero en verano. Es por eso por lo que es imprescindible que la perfilería de aluminio que se instale incorpore rotura del puente térmico – sistema mediante el cual se evita el contacto entre la cara interna y la cara externa de la carpintería"-, aseguran en la empresa Technal.

Además, cuando existen temperaturas exteriores muy bajas y en el interior hay humedad relativa elevada, se produce condensación sobre los perfiles interiores. Por esto, instalar una

El coste de cerrar una terraza varía según los materiales que se utilicen, de la superficie y también de la obra a realizar. 

Publicado: 26 de Julio de 2016